Quienes sufren la pérdida de piezas dentales no sólo se ven afectados estética y sicológicamente, sino también en sus funciones masticatoria y oclusiva. Se produce además una merma en la calidad de vida, debido a las limitaciones que van desde el tipo de alimentos y la forma de ingerirlos hasta la inevitable pérdida de espontaneidad gestual.

Los nuevos materiales y técnicas disponibles nos permiten obtener inmejorables resultados clínicos y estéticos. Ahora se puede reponer una o más piezas dentales, incluso a la aplicación de prótesis con garantía de naturalidad estética y alta durabilidad a costos razonables.

Existen dos modalidades de prótesis bucal

  • Prótesis fija
    Se utiliza en los casos en que únicamente se han perdido algunos dientes.
    La característica más importante de este tipo de prótesis es el alto grado de estética y funcionalidad que proporcionan, además de su comodidad ya que no pueden ser removidas de la boca a voluntad del paciente por estar fuertemente cementadas.

  • Prótesis removible
    Se utiliza en los casos en los que se han perdido algunos o todos los dientes.
    Este tipo de prótesis puede ser removida de la boca a voluntad del paciente. Entre las diferencias con la prótesis fija podemos mencionar su menor grado de estética y comodidad. (Ver: "Prótesis removible")